6 claves para romper tu estancamiento

6 Claves para romper tu estancamiento

Este artículo va especialmente dirigido para aquellos que no terminan de confiar en Hist, pero por otro lado les pica la curiosidad de si realmente el método funciona.

Y como para que haya resultados, es necesario un aprendizaje, y puede que no quieras pasar ese proceso sin garantías de éxito, te ofrezco unas claves para aplicar a tu entrenamiento actual, que pueden despejar tus dudas y ayudarte en tu decisión de dar el paso al método Hist.

Aplica estas 6 claves que HIST defiende en su método, y que pueden ser adaptadas perfectamente a tu sistema actual de ejercicios. Estoy seguro de que obtendrás cambios y mejores resultados que hasta ahora si es que estás estancado.1. Entrena de forma intensa

Sí, seguramente estarás pensando “si yo ya entreno intenso”, bueno, no quiero ir de prepotente, pero tengo que contarte un secreto. Yo también pensaba que entrenaba muy intenso, hasta que pasé a entrenar como lo hago hoy en día. No, no te lo tomes a mal, si realmente estás entrenando a fuego, perfecto, pero recordarte que esta parte es básica para obtener resultados.

No confundas intensidad con mover toneladas de kilos con mala técnica y pegando bandazos  y gruñidos, me refiero a sentir esa quemazón intensa en tus músculos por un buen rato, y si eres capaz, acercarte al fallo muscular.

El cuerpo tiende siempre al equilibrio, y si no lo desequilibras con un ejercicio intenso y demandante, no gastará energía en hacerse más fuerte. Así que mantente atento a manejar siempre un alto nivel de intensidad para sorprenderlo y que esta sorpresa genere adaptaciones en tu cuerpo, haciéndote más fuerte cada vez, y si tu genética es la adecuada, y esperas el tiempo necesario, te hará más fuerte y más grande

2. Entrena de forma segura

De nada te servirá entrenar de forma intensa si te lesionas a la primera de cambio. No te voy a dar caña con el protocolo Hist, pero sí, que deberías tener en cuenta que los movimientos explosivos y con mala técnica acaban por pasar factura en las articulaciones.

Ya sé que muchos entrenadores y fisiólogos deportivos abogan por moverse a la máxima velocidad posible, pero para esto tenemos que hacer un artículo bien extenso y explicar con detenimiento el por qué no es necesario hacerlo así.

Además como vas a hacer un híbrido y este artículo es para animarte en hacer algunos ajustes que seguro te van a resultar muy eficaces, confía en mí, y por favor, mueve el peso bajo control.

No te voy a pedir que en este experimento lo hagas a nuestra cadencia súper lenta, sino que lo muevas con control, tanto en la fase concéntrica como en la excéntrica de tus movimientos. Eso sí, cuando estés cerca de llegar al fallo muscular intenta acelerar al  máximo la carga que lleves, pero sin hacer trampa alguna, es decir, sin coger impulso. Si el peso se mueve deprisa, vuelve voluntariamente a bajar la velocidad de ejecución, y espera alguna repetición más para hacer de nuevo este testeo. Si por el contrario el peso se sigue moviendo despacio, “enhorabuena”, estás cerquita de llegar al fallo.

Por cierto, para que sea seguro, aparte de esto ya comentado, solamente necesitarás llegar al fallo muscular tal y como te he explicado en no más de una serie por grupo muscular. Sí, en sola una serie por grupo, y el resto no llegues al fallo.

3. Entrena de forma breve

Bueno, ya te estarás calentando, porque ahora te estoy diciendo que bajes un poquito el volumen de ejercicios, jejejeje. Venga, anímate que no pierdes nada. ¡Si es quitar y no poner!.

Si por ejemplo estabas haciendo 16 series para un grupo grande con tu entrenamiento tradicional, redúcelo a la mitad. ¿Te atreves?, mira que no te estoy pidiendo que hagas como yo, de 3 a 10 ejercicios máximo 1 día por semana, sino que te estoy dando un híbrido para que reduzcan algo el volumen tus sesiones.

El menor volumen dará como resultado menor estrés articular, y sea cual sea el volumen que estés haciendo ahora, tus articulaciones lo van a agradecer seguro.

También existen muchos estudios que demuestran que después superar en torno a los 45 minutos de trabajo continuado de fuerza, los niveles de testosterona bajan. Con lo que si sigues más tiempo entrenando no te encontrarás en el mejor terreno hormonal posible para tu mejora.

4. Entrena de forma más infrecuente.

No sé si me habrás mandado al carajo, o todavía me das la oportunidad de seguir entregándote más claves para mejorar en tus resultados sin pasarte, “de momento”, al método Hist. Pero cómo me he comprometido a ello, te sigo dando pinceladas.

Deberías entrenar de forma más infrecuente, por el hecho de que si estás leyendo este artículo y entre otras cosas lo haces porque estás estancado o incluso te ves peor, entenderás perfectamente que el descanso es totalmente necesario para que tu cuerpo se haga más fuerte.

El entrenamiento en sí es malo, no me malinterpretes, el entrenamiento es un estado catabólico, de destrucción, por muy poco intenso que entrenes no deja de ser un estrés a tu musculatura y sistema nervioso. Con lo que si te quieres hacer más fuerte, y esta variable la tenías un poco al azar, es preferible pecar (al menos por el momento) de conservador, y dejar algún día de descanso extra entre sesiones. ¡Sí!, ese día no hace falta que vayas al gimnasio, te lo puedes pegar en casa, dando un paseo o leyendo un libro. Porque si eres de los que necesita imperiosamente ir al gimnasio, puedes ir, pero a socializar y a la cafetería. Cuando te pregunten qué estás haciendo, contestas. ¿Según el loco de Kike Martín, hacerme más fuerte? ^; )

Y ahora me preguntarás, ¿y si tenía una rutina de 5 días y guardo 3 o 4 de descanso, ¿no me va a dar, para hacer todo la misma semana?. Y te contesto: Dame la oportunidad, aunque solo sea un poquito, solamente un mes, y verás los resultados como mejoran.

Es el momento de planificar también unos buenos descansos, siesta si lo precisas, y comer sano para tener todo el entorno a tu favor.

5. Ten todo registrado.

Sí, otra de las mías. En esta ocasión para suplir los días que ahora no vas a ir al gimnasio, los puedes dedicar a la estadística. ¡!!Es coña!!!. Lo que sí te recomiendo es llevar un registro de las repeticiones levantadas de forma estricta en cada ejercicio. Bueno, con que apuntes aquellas en las que llegabas al fallo muscular real será prácticamente suficiente. Tampoco estaría mal que el resto del programa fuera igual cada vez que lo realices en este periodo de prueba. Más que nada por comparar peras con peras y no con manzanas.

Muy práctico es el tener apuntada la altura del banco, del respaldo, los pesos utilizados, el agarre, etc. Todo esto para que cada vez que repitas un entrenamiento, las condiciones sean lo más parecidas al anterior, y de esta forma tener otro dato más, para poder valorar tus progresos.

También tendrás que medir tu peso, y grasa corporal el día que comiences este plan ajustado. O al menos alguna fotillo en ropa interior para verte un mes más tarde.

Digo  lo de la grasa corporal y el peso, porque si solo valoras el peso te puede despistar. La báscula por si sola te puede engañar.

Aparte de medir los entrenos, el peso, etc. estaría bien que siguieras comiendo bien durante esos días aunque comieras fuera de casa.

6. Ten paciencia.

Sí queri@ amig@, está claro que si te has decidido, y aunque no quieras de momento pasarte al lado oscuro de Hist, tendrás que aplicar las 5 claves, y la sexta de la paciencia.

Todo llega, y ten por seguro que si haces todos estos ajustes es más que probable que tengas cambios y mejoras. En tu composición corporal, en tus niveles de energía, en algo.

Ojo, que si quieres tener 100% de éxito te animo a sumergirte en el método Hist, y si no es así te deseo la mejor de las suertes con tu experimento si es que lo llevas a cabo.

Espero te sirva de ayuda, o le pueda servir a otra persona, así que gracias por leer y compartir este artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *