Lo primero que tenéis que saber, es que en esta web se va a predicar y defender un sistema de entrenamiento que sus siglas se parecen bastante al famoso «hiit» con dos «i», o lo que llamamos entrenamiento interválico intensivo. Nada que ver con el Hist, con una sola «i», que quiero daros a conocer, porque en realidad es un gran desconocido al menos en nuestro país. Método con el que me siento orgulloso de haber abierto junto con mi compañero de aventura Alberto Arriazu, el primer centro de entrenamiento personal en España dedicado 100% al auténtico HIST, y más concretamente en mi ciudad natal Zaragoza, donde si tenéis la oportunidad podréis vivir el auténtico sistema de manos de Zep Zaragoza.

La principal diferencia entre ambos sistemas radicaría en el equipamiento que se utiliza, los descansos entre ejercicios, el volumen y frecuencia de los entrenamientos y sobre todo la intensidad y seguridad con la que buscamos lograr esa máxima intensidad.

En el entrenamiento interválico se pueden utilizar distintos materiales, peso libre, ketelbells, peso corporal, e incluso alguna máquina convencional de gimnasio. Los entrenamientos suelen ser de torso pierna, o cuerpo completo. Se trabaja con poco descanso entre estaciones y a nivel metabólico puede resultar muy interesante.

Pero ahora tenemos que ser honestos y ver que el entrenamiento hiit, tiene una serie de carencias en cuanto a seguridad importantes. Según Historical Stadistics of USA and Department of Health and Human Services, una de las tendencias actuales, quizás la más conocida de un entrenamiento de estas características es el Cross-Fit, donde un estudio determinó que después de 100 horas de práctica de este deporte, un 73,5% de las personas habían padecido lesión. 7% con intervención quirúrgica.

Esto hace pensar que algo se nos escapa. Eso sí, no paro de ver gente que lleva tiempo enganchada a esta disciplina, que pasa cada mes varias veces por el fisio, van de vendajes funcionales hasta las orejas, pero tienen claro que no piensan dejarlo. Bueno, yo tampoco pensaba dejar en su día el fisicoculturismo de competición y los esteroides anabólicos, y al final gracias a dios entramos en razón y abrimos nuestra mente.

El Hist, del que llevo desde el año 2013 experimentando y formándome diariamente tiene una ventaja añadida por encima del resto de disciplinas y ejercicio actual, y es su máxima seguridad. Máxima seguridad en cuanto a que son ejercicios controlados, si tienes la posibilidad de hacerlo, en máquinas guiadas de resistencia variable con una buena biomecánica, con velocidades lentas y controladas sin aceleraciones que puedan provocar lesión. Con un método y protocolo concreto para llegar al objetivo de cada serie, que es el fallo muscular, que lo hace más que seguro. Con una duración por entrenamiento breve y más que suficiente para estimular las adaptaciones necesarias en nuestro cuerpo, a la vez que una frecuencia de entrenamiento adaptada, y valorando sobre todo la recuperación sin caer en el sobreentrenamiento. Con beneficios cardiovasculares, de densidad ósea, sistema nervioso, flexibilidad, fuerza, acondicionamiento metabólico etc, qué otros sistemas no pueden ofrecer, o que si lo ofrecen tienen fisuras, normalmente en lo concerniente a seguridad.

Porque, ¿enviarías a tu madre, a un centro de Cross-Fit para mejorar su salud?, ¿la estás viendo haciendo burpess, muscle up, ó snatch, entre otros muchos ejercicios?. Yo lo tengo clarísimo, y como quiero mucho a mi madre está claro que no.

Sin embargo ella posee unos músculos que tiene que ejercitar, pero gracias a Hist, podrá hacerlo de la forma más segura que puedas imaginar, y beneficiándose de todas las bondades del ejercicio físico sin correr riesgo alguno.

Os resumo lo que más adelante profundizaremos paso a paso.

  • Entrenamiento a velocidad superlenta y con máquinas guiadas de resistencia variable a ser posible «se puede hacer con el peso corporal», en el que tenemos que conseguir llegar al fallo muscular momentáneo entre 50 segundos y 3 minutos máximo por ejercicio y serie.
  • Entrenamiento que contempla sin regla cerrada, un mínimo de 3 y un máximo normalmente de 10 ejercicios.
  • Sesiones que no deberían durar más de 30 minutos.
  • Entrenamiento con descanso mínimo entre ejercicios si se desea un efecto más metabólico.
  • Se prioriza el trabajo de ejercicios compuestos, aunque se pueden introducir sin problemas otros más analíticos.
  • El ácido láctico en este entrenamiento es tu aliado, y tenemos que saber cómo utilizarlo para conseguir las mejoras fisiológicas que nos brinda.
  • Mejorará tu flexibilidad, ya que cada ejercicio se propone en rangos articulares completos, si así lo permite la articulación del cliente.