Sí, la pregunta es efectivamente esa. ¿Cómo respiras durante tu entrenamiento?. Cantidad de entrenadores, entre los que tengo que decir, yo era uno de ellos, recomiendan llevar una respiración coordinada con el movimiento del ejercicio. Suele recomendarse una inspiración durante la parte excéntrica del ejercicio, y una espiración en la parte concéntrica.

Pero, ¿realmente tiene esto sentido?. El hecho de respirar de esta forma sincronizada y controlada, suele venir acompañada en los momentos más duros de cada ejercicio, con una pequeña amnea, o lo que es lo mismo, una maniobra de valsalva. Sobre todo si deseas llegar al fallo muscular.

El efecto valsalva que consiste en mantener la respiración durante el esfuerzo, al conseguir retener el flujo venoso dentro de los músculos que participan en la acción, el músculo se hinchará, e incrementará la fuerza ejercida por los tejidos blandos. Así se obtendrá una ayuda mecánica que permitirá levantar el peso con más facilidad.

Sin embargo, hacer esto evitará que tus músculos objetivo del ejercicio, y a los que estás intentando fatigar, agotando todas sus fibras musculares, tomen un descanso, con lo que interferirás en la llegada del fallo muscular, y por otro lado producirás un aumento peligroso de tu presión sanguínea.

En Km HIST, te propongo tanto para nuestro método, como para el que estés ahora mismo practicando, una respiración natural con la boca abierta, y en la situación en la que estés manejando ya un peso que te requiere un esfuerzo extra, no contener la respiración, sino todo lo contrario, respirar de forma acelerada, “hiperventilar”, para de esta forma evitar esa subida de presión sanguínea, y de paso evitar que tus músculos descansen con el apoyo  de una “mejor situación” mecánica.

Lo normal en un entrenamiento tipo HIST, y debido al aumento del ácido láctico durante la consecución de una serie intensa de ejercicio, es animar a respirar de forma espontánea, y nunca sincronizada con el ejercicio.

Imagínate en una serie de sentadillas, cuando la intensidad ya es muy alta, sincronizando la inspiración y la espiración. Simplemente es imposible, y si lo haces es insano y puede hacerte pasar un mal rato.

¡OJO!, que si eres un power lifting, o un halterófilo, entiendo perfectamente que en tus series de competición, y en las que simules la misma, tengas que recurrir a este protocolo para mejorar tus marcas. Estamos hasta aquí de acuerdo, pero también entenderás que la mayoría de la gente que trabaja fuerza, no busca un afán competitivo, sino que busca salud. Así que respirar de forma abierta y espontánea, sin cerrar la glotis, es lo más recomendable.

Así que si vuelves a entrenar con pesos, y tenías la costumbre de cerrar la respiración para obtener mejores marcas, ya sabes que para ser el que  más levanta en el gimnasio puede estar bien, pero ten en cuenta los riesgos que puedes sufrir con una subida de presión sanguínea. Uno de los efectos secundarios puede ser una cefalea inducida por el ejercicio, “dolor de cabeza”, y si no estás para romper marcas personales, sino que estás para hacerte más fuerte de forma saludable, respira amig@, respira.

Espero que te sirva de ayuda en tus entrenamientos, y puedas aplicarlo correctamente. Aquí puedes ver un vídeo en el que se me ve durante un entrenamiento HIST respirando de la forma que os propongo.

Gracias por tu lectura, y gracias por recomendar este sitio, y compartirlo, para que otras personas como tu, puedan hacer sus entrenamientos más seguros y eficientes.