Tener más grasa, ¿te ayuda a ganar más músculo?

Puede que hayas experimentado la sensación de encontrarte más fuerte, o al menos de tener más masa muscular cuando te encontrabas con un porcentaje de grasa más alto de lo que realmente quieres para lucirte en verano. Posiblemente también hayas hecho o sepas de alguien que ha hecho una fase de “volumen”, con el objetivo de ganar más masa muscular.

¿Qué hay de cierto en esta suposición?

Bajo mi experiencia con clientes como entrenador desde 1995, he detectado que al menos en términos de fuerza, un entorno con un nivel de grasa por encima de un 15%, o lo que es lo mismo dejar de verse lo abdominales, daba como resultado mayores niveles de esta.

Más adelante, y sobre todo desde 2012, con herramientas de medición de grasa corporal más sofisticadas he corroborado este resultado. Viendo clientes que sin apenas cambiar su planificación de entrenamiento, al coger algunos kilos de más han experimentado un incremento en su masa muscular.

Uno de los motivos por los que el organismo facilita este crecimiento bajo estas circunstancias está basado en que el músculo es metabólicamente más caro de mantener, y un entorno con superávit de grasa, o lo que es lo mismo, más calorías almacenadas, permitirá con más facilidad dar cabida a nuevo tejido muscular, mucho más caro de mantener.

Por tanto que tengas un poco más de grasa de lo que te gustaría ver en verano, favorecerá el entorno energético para la creación de nuevo tejido muscular, evidentemente siempre que entrenas de forma intensa, y permitas con el descanso posterior crecer este nuevo tejido.

Pero si eres de aquellas personas que no desea perder la línea, y mantenerse con un nivel de grasa bajo, y a su vez quiere ganar masa muscular, no te des por vencido, porque se puede conseguir.

Eso sí, es algo más difícil porque el entorno no es favorable como he comentado anteriormente, pero no imposible.

Evidentemente a nivel fisiológico el proceso de lipólisis (quema de grasa), y el proceso anabólico de crecimiento muscular no pueden realizarse simultáneamente en el mismo instante, pero sí que a lo largo de días o semanas se pueden dar ambas circunstancias, que den como resultado la obtención de masa muscular  la bajada de grasa.

Esto no es ciencia ficción, porque gran parte de nuestros clientes novatos de nuestra instalación ZEP, lo han podido comprobar en sus propias carnes, nunca mejor dicho.

Todo depende del contexto, porque no es lo mismo partir de una persona desentrenada, a una ya entrenada. Pongamos unos ejemplos para que lo comprendas de forma sencilla.

CLIENTE TIPO A

Este cliente está desentrenado, y a su vez tiene algo de sobrepeso y unos malos hábitos alimenticios. Comenzará un programa HIST de alta intensidad 1 o 2 días por semana, e irá acompañado de un plan nutricional adecuado con un déficit calórico.

RESULTADO: Debido a que va a empezar un nuevo programa de fuerza, es más que probable que gane algo de músculo las primeras semanas, a la vez que se enfrentará a un nuevo entorno de déficit calórico que provocará una disminución más o menos pronunciada de su grasa corporal. Por lo tanto la ecuación da como resultado, pérdida de grasa y ganancia de músculo a la vez.

CLIENTE TIPO B

Este nuevo cliente lleva ya un tiempo entrenando, no mucho, pero también sufre de sobrepeso. También pasa a entrenar HIST, de forma que pasará de un entrenamiento tradicional que apenas le permitía recuperarse y generar una súper compensación, a un método eficiente que permite la recuperación y descanso adecuado para ganar nuevo tejido. A su vez la dieta hará su efecto bajando el nivel de grasa corporal.

RESULTADO: Este tipo de cliente quizás no gane tanta masa muscular como el desentrenado, pero seguramente lo hará, y de nuevo en este caso también sus niveles de grasa corporal disminuirán y darán como resultado una mejor versión estética.

CLIENTE TIPO B

El cliente tipo C, viene de un entrenamiento HIST bien planificado y tiene una masa muscular aceptable. También lleva tiempo entrenando con lo que está digamos en su límite genético o cerca de él. Por otro lado desea bajar su nivel de grasa corporal, con lo que de forma inteligente y aplicando la metodología de este sitio web, hará el oportuno ajuste calórico y nutricional para utilizar su grasa corporal como energía.

RESULTADO: Este último cliente, difícilmente aumentará de masa muscular, y lo más probable, es que si hace bien las cosas mantenga la que ya tiene. Eso sí, si el plan nutricional y ajustes son los correctos, a la vez de que estará  preservando  su masa muscular, conseguirá perder grasa, y conseguir un físico más definido.

Este sería el mejor contexto de este último ejemplo, pero piensa que si para obtener un cuerpo bien definido bajas demasiado tus calorías, aparte de acudir a las reservas de grasa, acudirás también al tejido muscular, ya que la biología interpreta que es un material demasiado con un consumo energético muy algo, y será preciso prescindir de parte de él para afrontar el nuevo nivel de calorías ingeridas. Con lo que ojo a la restricción que haces en tu ajuste.

RESUMIENDO

Ya has visto que si te encuentras en un porcentaje saludable de grasa corporal y te apetece dar un empujón a tus kilos de músculo, ese pequeño exceso de grasa va a favorecer algo el entorno hormonal para aumentar tu masa muscular, y por otro lado que si deseas tener un físico más definido y quieres preservar el mayor nivel de masa muscular, tendrás que hacer los ajustes y recortes calóricos con precisión para evitar la degradación de músculo, ese músculo que te hace estar sano, fuerte, y mantiene alto tu metabolismo. Ese músculo que puedes ganar o mantener con HIST.

Si te ha gustado este artículo, se social y compártelo, gracias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *